El 1 de Julio 1997 significó el pistoletazo de salida para la novum publishing GmbH. Por aquel entonces decidió el ingeniero Wolfgang Bader ofrecerse por cuenta propia como empresa de servicios en el ramo de la maquetación de libros. La piedra fundamental de esta empresa unipersonal, que llevaba el nombre „zirkumflex“, se puso en el sótano de la casa de la Familia Bader. Desde un principio recibió apoyo activo de Sabine, quien más tarde sería su esposa.
Wolfgang Bader había adquirido amplias experiencias en el marco de su empleo como especialista de ordenadores y maquetación en la empresa "Edition Tau", para poder poner sus servicios exitosamente en práctica - rápidamente pudo convencer a prestigiosas editoriales de sus capacidades.
Poco después se hizo necesaria la adquisición de una impresora placa a película Offset. Se tuvieron que hacer las primeras reformas y ampliaciones, ya que el espacio para la pequeña empresa quedó demasiado reducido. Inicialmente se remodeló la terraza de la casa creando más espacio para las instalaciones técnicas.

Poco después el constante incremento de encargos exigía un aumento de personal. Se contrató la primera colaboradora. Con sus 40 colaboradores actuales la empresa es un importante empleador en la zona.


Al cabo de poco tiempo de fundar „zirkumflex“, un cambio en la estructura de contratos provocó el primer paso hacía la empresa actual. Particulares comenzaron a enviar manuscritos, pidiéndo que se les hicese la maquetación. Cuando este tipo de contratos aumentó, iniciaron Wolfgang y Sabine Bader su tarea como editorial, comenzando bajo el nombre de " petit editorial " pretendía ser pequeña, pero selecta. Ya en la primavera del 2000 pudieron presentar su programa completo de editorial. Ahora la evolución de la „editorial pequeña“ fué a pasos de gigante: se adquirió maquinaria para la producción de libros, se contrataron más colaboradores - el nombre de la editorial cambió.

El 1 de Enero del 2001 arrancó la empresa con su nuevo nombre; había nacido la editorial novum.
La exitosa producción de libros necesitaba de espacio, el cual ya no se encontraba en las instalaciones de la casa familiar. Gracias a la intensa aceptación de los autores, el abanico de ofertas y la estructura de la empresa se vieron sometidos a un constante cambio, acercándose así a las necesidades de los autores.
Las contrataciones constantes de colaboradores ligadas a este crecimiento hicieron que el espacio pronto fuese de nuevo demasiado reducido. Por ello adquirió la pareja de empresarios una casa señorial de 30 años de antigüedad, mudándose en 2006, después de la reforma, a la nueva sede de la editorial. A partir de este momento la editorial comenzó a creceer de manera incomparable y recogió varios premios del mundo empresarial. A día de hoy se puede considerar líder de editoriales de edición de participación en costes en el ámbito de la lengua germana.

Aún no hay un final a la vista. Trás la apertura de filiales en Sopron/ Hungría y Mallorca/ España el camino a la internacionalización está abierto.